A los dibujantes

 

Recientemente, mediante un proceso asambleario convocado por la anterior directiva, se votó la restructuración de la Asociación de Dibujantes de Argentina (ADA), donde los dibujantes del Frente de Artistas participamos activamente. Hace varias décadas en la Argentina, llegaron a venderse millones de revistas de historietas e ilustración por año. Esto se traducía en miles de puestos de trabajo vinculados con el medio. Esos millones de ejemplares eran leídos en colectivos y tranvías por la clase trabajadora. Años más tarde, la producción argentina quedó reducida prácticamente a cero (no sin la resistencia de una movida “under” de auto publicación y fanzines). En la década pasada, el nuevo “boom” de las historietas vino de la mano de una mano de obra barata y calificada. En ese cuadro, nuestro país se ha transformado en una gran usina de trabajo profesional de calidad pero, más importante aún, en trabajo barato que convierte a los dibujantes en una gran tercerizada para otros países; un fenómeno bien visible en la producción de comerciales y películas para el extranjero.
Esta nueva etapa trajo aparejada una vieja condición de la actividad: la desregulación del trabajo y el correspondiente abuso por parte de las nuevas patronales, agencias, productoras; o sea, la falta un convenio que defienda las condiciones de trabajo de los dibujantes. Ahora, este boom parece haberse desinflado abruptamente, bajo el peso de la crisis mundial. Esto produjo que las patronales adviertan “una inédita conflictividad gremial en el sector” (La Nación, 14/7). Y no se equivocan. La recesión mundial que impacta en el país está despertando a la organización de muchos sectores, jóvenes sobre todo, que trabajan en condiciones de total irregularidad.
En consonancia con esto, damos cuenta del surgimiento de asambleas de artistas y trabajadores del ámbito cultural, donde las reivindicaciones puntuales que las convocan son superadas por planteos más profundos. Su denominador común es la necesidad de una organización y una herramienta que defienda nuestro trabajo contra los atropellos de las empresas y el abandono del Estado.

ADA, una gran oportunidad
La primera asamblea general de ADA sirvió para establecer los fines de una nueva asociación, que defienda el trabajo de los dibujantes, haga legislar la actividad frente al Estado y ponga un coto a la explotación de las patronales. Se tomaron ejemplos de asociaciones profesionales extranjeras, como la Associació Professional d’Illustradors de Catalunya, que operan también como organizaciones gremiales. En la segunda asamblea se avanzó sobre la reformulación de los estatutos, acorde con los nuevos fines de la Asociación.
Es un proceso abierto, así como lo son sus asambleas que buscan sumar a más dibujantes. De este modo, la reestructuración de ADA se inscribe en los mejores métodos de la democracia de los trabajadores para dar nacimiento a una poderosa herramienta de defensa de su interés. La organización que surja contará con la personería jurídica que tiene la Asociación a nivel nacional. Es una oportunidad histórica para sentar las bases de una organización que defienda nuestros intereses y pelee por elevar las condiciones de vida de los dibujantes.
Invitamos a todos los compañeros a sumarse a esta tarea. La próxima asamblea será el martes 9 de octubre, a las 18 horas, en la sede central de ADA, Perón 1225 1º “5”.

Francisco Borghini

Frente de Artistas

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar