3° Enuentro de gestores curadores en el Conti

3° Enuentro de gestores curadores en el Conti

A partir del 3° encuentro de gestores curadores de Buenos Aires en el CCMHConti , hice una pequeña reseña de los ítems que recuerde se hayan se tratado o por lo menos los que a mi me resultaron mas atractivos en el debate posterior a la presentación de la Ene, la Estrella y Zona Imaginaria.

Los ejes eran: programas o acciones que debieran realizarse desde algún organismo público y las relaciones contractuales entre los artistas y las instituciones (con y sin fines de lucro)

Algunas de las propuestas fueron:

Creación por parte del FNA de una oficina que facilite recursos a los artistas y grupos, ya sea para el montaje, la concreción de obras y perfeccionamiento en oficios.
La elaboración de una publicación que contenga a los espacios de autogestión en arte.
La creación de una oficina legal donde los grupos y artistas podamos acudir a asesorarnos.
Un programa nacional de residencias.
Mayor presupuesto para becas y subsidios.

En el debate surgieron algunas de las problemáticas que nos afectan.

La inexistencia de un marco legal para nuestro sector que deviene en la precariedad que adquieren todas las formas y contratos.
Las trabas y dificultades burocráticas que impiden a los grupos de inscribirse con figura legal que le permita acceder a fondos y exenciones.
La dificultad que tenemos para facturar cuando nos piden algún comprobante, una propuesta seria la elaboración de alguna categoría de monotributo que se adecue a la especificidad de nuestra práctica.
Se hablo de la grave situación institucional del IUNA como instancia formadora pública para nuestra actividad , que en consecuencia favorece a la formación privada.
La escasa articulación de las instituciones con la educación en general, así como la escasa importancia y el desmedro que tiene la formación artística en la educación obligatoria.
El pésimo estado de los museos de buenos aires, el caso testigo del Mamba, la conformación de AO, la donación de obras como condición de participación y las políticas de adquisición en otras instituciones.
Las dificultades que tenemos para organizarnos en una figura gremial como si la tienen otros sectores de la cultura.

Cada problema se hilvana otro y a veces puede resultar apabullante el enfrentarlos como un todo, quizás en los próximos encuentros podríamos armar equipos o unir dos espacios de gestión para que investiguen y propongan acciones concretas ante cada problemática.

Buscando aunar fuerzas diversas en pos de objetivos comunes, la conformación de la plataforma frente la Unión pretende servir de herramienta comunicacional a los colectivos, espacios, artistas, gestores y curadores que problematizan y luchan por mejorar nuestras condiciones y reconocer nuestros derechos en todo el país, para que se transforme en un canal de acceso publico que visibilice nuestros reclamos; así cada iniciativa que vaya en estas líneas de trabajo, sume mayores apoyos y logren mayor efectividad.

En mi opinión es responsabilidad de los espacios autónomos servir de nodos que hagan llegar a los artistas estas discusiones, los nuclee, provea información y propongan y propaguen nuevas formas de luchas. 

Conclusiones Contra Congreso de Cultura

Conclusiones Contra Congreso de Cultura

Del 14 al 17 de Septiembre, del 2011, en Mar del Plata, y en paralelo al IV Congreso Iberoamericano de Cultura se llevó a cabo el denominado “Contra Congreso de Cultura”. Ideado como respuesta por parte de diferentes organizaciones para abordar temas de interés público dejados de lado por la propuesta oficial, abriendo un debate libre y de verdadera participación popular ante el paradójico lema de “Cultura, Política y Participación Popular” del congreso oficial

Durante 4 días, las charlas (conferencias) giraron en torno a los siguientes ejes:

 

Nociones ampliadas de Cultura:

  •  Cultura es bien público.

Toda cultura es de por sí colectiva, no individual. Y a su vez es recursiva, producto del contexto histórico de prácticas y conocimientos puestos en común. Por ello toda cultura debería ser considerada patrimonio colectivo de toda la humanidad, de dominio público, y accesible a todos los ciudadanos

  • La cultura es Libre.

Así como una madre da vida a su hijo y éste se vuelve un ser individual, cuando un artista da vida y libera su obra, ésta se vuelve literalmente libre, pudiendo sostenerse por sí misma y a su vez ser resignificada por cada espectador que le aporta sentidos.  Esto también es válido al referirse a ideas, pensamientos, ciencia e investigación.

  • Cultura es compartir, compartir es cultura.

Cultura es lo que comparte en común una sociedad, lo que tiende puentes entre sus miembros y constituye el substrato a través del cual puede pensarse e imaginarse a sí misma.

  • Lo público es un hecho.                                                                      

Desde el momento que un bien cultural se difunde se convierte en dominio público DE HECHO. Excediendo toda potestad estatal y burocrática.

  • Lo público no implica falta de lucro.

El desarrollo cultural de base libre y pública impulsa el desarrollo inevitable de medios, herramientas, industrias, servicios basados en ella. Por ejemplo el valor agregado de envase, merchandising, logística, presentación en vivo, buenas condiciones de exhibición, etc.

  • No ceder el término cultura a la cultura oficial. 

Cultura es cultura, sea oficial o autogestionada. De hecho la mera praxis constituye cultura, entrar en el debate acerca algo que ya “es” seria retroceder un paso.

Compartir no es delito, compartir es bueno:

  •  No criminalizar al usuario. 

Quien comparte no persigue un fin comercial ni esta obteniendo rédito económico en función de un trabajo o producción ajena, por lo cual plantear un debate social en dichos términos no solo es falaz sino también malintencionado y malicioso.

Quien comparte no se apropia de algo que pertenecía a otro privándolo de su uso y goce, por lo tanto no es posible hablar de robo o delito alguno.

  • Compartir no es dividir sino multiplicar.

La palabra “com-partir” por definición implica “partir” o “dividir” algo, cuando en el dominio digital y en ámbito de la cultura significa “multiplicar y reproducir”.

En el mismo sentido “apropiarse”, en vez de implicar una pérdida de parte de alguien más significa “resignificar y enriquecer”.

  • Compartir es bueno.

Compartir cultura acrecienta el nivel de educación y conocimiento de una sociedad. Su “nivel cultural” propiamente dicho.

  • Compartir promueve la diversidad.

Así como prácticas de intercambio ilegal de semillas han permitido la preservación de ciertas especies de plantas, compartir cultura preserva multiplicidad de voces que de otra manera serían ignoradas por los “Monsanto” de la cultura. Buscamos ser cultos y no cultivados.

  • Los verdaderos piratas son ellos.

“Pirata” y “piratería” refieren a quien saca provecho y usufructo interceptando bienes que son emitidos de un origen a un destino. En vez de usuarios que comparten archivos el concepto de Pirata (Filibustero también) corresponde más a corporaciones e intermediarios que obtienen su rédito económico con acciones judiciales o leyes obtenidas mediante lobby:

Un canon digital que encarecería el acceso a tecnología de almacenamiento, aún cuando sea usada para almacenar nuestras propias creaciones.

Entidades de recaudación (SADAIC en nuestro caso) que pretenden cobrar siempre aunque se estén interpretando temas propios aún no registrados, aunque hayan sonado temas que no controla ni tiene registro porque son del exterior, y sin pedir detalle de los temas que sonaron como ocurre en todas las radios no-maistream.

Además ponen dificultades burocráticas y requerimientos de pago para poder registrar las obras y aún atravesando ese filtro establecen un reparto desigual entre artistas independientes y multinacionales (que cobran el doble gracias al vuelco).

 

Legislación y derechos, lo que es y lo que debería ser:

  •  Las leyes no deberían criminalizar las prácticas y costumbres de un pueblo sino adaptarse a ellas.

En el sistema democrático representativo, el estado cumple con la funcion de representante del pueblo, y es al pueblo a quien debe favorecer mediante sus prácticas, legislaciones y leyes. Es un contrasentido que este organo publico apoye desequilibradamente a unas pocas corporaciones (con gran capacidad de lobby) criminalizando a todos sus ciudadanos.

  • Se debería garantizar el libre acceso a la cultura.

No se puede hablar de igualdad e inclusión sin un acceso universal a la cultura en igualdad de condiciones.

Cuando el acceso de los ciudadanos a libros, música, investigaciones e ideas, y otros bienes culturales se torna difícil por razones de precio, distribución, falta de re-ediciones, etc, el compartir opera como herramienta revolucionaria que garantiza el libre acceso.

  • Nivelar el derecho del creador o sus representantes y los derechos del público.
Los derechos de los autores deberían encontrar un equilibrio por sobre nuestro derecho individual a compartir. No pretendemos vender sus obras, ni reclamar para nosotros su autoría, por lo demás la cultura debería ser libre.
Hace falta un planteo sensato sobre la limitación del alcance (¿decrecimiento?) de la propiedad intelectual.
Entre los diferentes enfoques para encontrar un equilibrio pueden estar eliminar los intermediarios que lucran desmedidamente, acortar la duracion de los derechos de autor, y en el sentido ampliado de Cultura que incluye investigación y ciencia, instaurar un sistema de patentes libre que apoye su desarrollo y evolución.
Disponiendo de un sistema de patentamiento libre y público, con tramites simples y asesoría garantizada y gratuita se defiende el bien común protegiendo ideas, mecanismos, sistemas, genomas y demás conocimientos actualmente patentables y privatizables, contra las prácticas abusivas propiciadas de países hegemónicos que buscan mecanismos de control internacional.
Necesitamos que los desarrollos de investigación, ideas, conceptos, productos y sistemas puedan ser volcados al bien común si queremos crecer como grupo humano.
  • Apuntar a una visión mas humana del artista
No puede ser que un artista pretenda vivir “toda la vida” de una obra cuando un medico que hace un transplante, o un arquitecto que construye una casa no exigen el mismo beneficio. La formulación de artista hoy en día pertenece a creencias de siglos pasados donde se concibe el concepto de Don como entrega de algo divino. Bajo esa premisa los artistas (y las corporaciones e intermediarios que los explotan actualmente en una especie de “proxenetismo cultural”) siguen exigiendo regalías que no corresponden al siglo XXI.
Con la abundancia de producción cultural actual, mantener sistemas de derecho de autor excesivos entorpece la aparición de nuevos artistas volcándoles costos y beneficiando a agentes que no producen cultura cotidianamente..
  • Actualizar las políticas de gestoras colectivas de derechos de autor.

Tender a una legislación que respete la decisión del artista sobre su obra. Que las gestoras colectivas no puedan recaudar en nombre de los artistas que no gestionan. Que deban hacer públicos sus balances de recaudación y distribución de gravámenes, e implementar medidas de transparencia institucional. No puede ser que proliferen y se hagan necesarios intermediarios como las editoriales para hacer que las gestoras colectivas cobren y liquiden como corresponda (ademas de sortear las dificultades burocráticas que imponen de filtro).

Que actualicen sus mecanismos de registro utilizando tecnología existente que identifica y lleva registro de las obras musicales que suenan en TODAS las radios, canales de televisión y discotecas. De modo de obtener información realmente detallada y así distribuir con mayor justicia (la miopía de llevar registro sólo de los medios importantes y cobrarles a todos los demás de todos modos inclina el reparto se hacia el star system y las multinacionales).

  • Mucho ayuda el que no estorba.

El mejor fomento a una actividad es quitarle las restricciones que interfieren y limitan su libre desarrollo. Se debería simplificar y facilitar el registro de obras, eliminar los costos que derivan de dicho registro y hacer exenciones de impuestos a los primeros escalones (los más frágiles) de promoción y difusión de cultura (radios comunitarias, espacios para shows de menos de 300 personas, sellos independientes, etc).

  • Canon digital es presunción de delito.

En el canon digital la presunción de delito acerca del uso que se le pueda dar a la tecnología es inconstitucional: Como quizás vas a copiar música, te cobro un canon. Permitir el canon es como permitirle a la policía que actué por “portación de cara”, o a quien compra un arma encerrarlo 3 meses preso por si acaso mata a alguien.

Salvo indicación del origen o advertencia en contrario, el autor de todos los textos, imágenes y documentos presentes en esta publicación hace devolución expresa de los mismos al Dominio Público.

Un ariete

Un ariete

 En la avenida San Juan al 300 hay una puerta de madera y hierro, como si fuese un castillo medieval. Esta puerta pertenece al Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, MAMBA, edificio que tiene 3.000 mt2 de superficie. Su presupuesto anual es de 15.000$.

El domingo 26 de Agosto la puerta medieval estaba cerrada, custodiada por la Policía Federal. En el interior del museo se estaba desarrollando una mesa-debate donde se ponía en cuestión el modelo de museo público. La mesa fue convocada por Artistas Organizados. En el exterior decenas de personas deseaban entrar y no podían.

Durante julio el MAMBA convocó a una muestra denominada Últimas Tendencias II, que pretendía dar cuenta de la producción más relevante en el arte contemporáneo de los últimos 10 años. La participación de los artistas convocados quedaba supeditada a la condición de que donasen su obra al acervo del museo. Esta circunstancia generó malestar en muchos de los artistas invitados, quienes se vieron en una situación extorsiva. Se cambiaba la donación de su trabajo por la posibilidad de ser reconocidos y legitimados por una institución pública.

En esta coyuntura particular los artistas comenzaron un proceso asambleario y se agruparon bajo el nombre de Artistas Organizados (AO). Las primeras medidas fueron dejar las donaciones en suspenso y darle visibilidad a la situación del museo mediante una solicitada que firmaron 700 personas de la comunidad artística. Desde hace muchos años El MAMBA se encuentra cerrado, por una supuesta remodelación del edificio. A finales del 2011 se reabrió. Sin baños y con solo 2 salas precariamente habilitadas. Su presupuesto anual para gastos es de 15000 pesos. El acervo de 7000 obras del Museo fue conseguido de manera integral mediante el sistema de donaciones. Y lo dirige la misma funcionaria hace 16 años.

Lo interesante del caso particular del MAMBA, es que de particular tiene muy poco. Es el resultado del abandono sistemático y la asfixia presupuestaria que sufren la educación y la actividad cultural por parte del Gobierno, tanto en la Ciudad de Buenos Aires, como a nivel nacional. Casi no existen becas o subsidios a la creación. El fondo más emblemático es el del Fondo Nacional de las Artes que ni siquiera llega a cubrir los gastos más básicos de realización. 10000 pesos en 3 cuotas. Casi no existen espacios públicos para exponer, las posibilidades de exhibir quedan relegadas al ámbito del mercado privado y las experiencias autogestivas. El abandono se expresa también en la absoluta precariedad y tercerización de los artistas, inexistencia de obra social ni jubilación, ni siquiera categoría en el monotributo.

 AO no es un caso aislado. En las ultimas semanas se llevaron a cabo encuentros de más de cien artistas, nucleados en la SAAP, para conseguir una Ley de Jubilación para artistas visuales. Al mismo tiempo, y mediante un proceso asambleario, los trabajadores dibujantes, ilustradores e historietistas, votaron la reestructuración de la vieja Asociación de Dibujantes Argentinos, ADA, para transformarla en una herramienta gremial en defensa de sus derechos. En el ámbito del teatro numerosas agrupaciones se movilizaron este mes para reclamar por subsidios impagos que adeudan Proteatro -Ciudad- y el INT -Nación. Experiencias similares se están desarrollando en numerosas ciudades del interior del país. Es expresión de esta misma situación las luchas de los estudiantes secundarios por los edificios sin gas y con peligro de derrumbe. En el IUNA como en la UBA el ajuste se ve reflejado en la falta de presupuesto, los miles de docentes trabajando ad-honorem, las cesantías y el avance de la privatización.

En estos días asistimos a una crisis sistémica que no hay modo de pormenorizar. La bancarrota capitalista mundial plantea la disolución de las relaciones políticas, sociales y económicas establecidas hasta el momento. El dislocamiento de la Unión Europea es el ejemplo más latente. Para rescatar al capital quebrado los gobiernos le pasan la factura de la crisis a la población. La actividad cultural y artística no quedan exentas de esta política. En Argentina, el gobierno prioriza el pago de la deuda externa, el sostenimiento de subsidios y negociados multimillonarios con concesionarios de transporte y energía. Escuelas, museos y hospitales se caen a pedazos. Presupuesto existe, solo que se utiliza en el sostenimiento y salvataje de un modelo agotado. Pero los artistas ven más allá del problema y tienen la potencialidad de jugar un rol protagónico haciendo frente al derrumbe. Para esto es necesaria la toma de conciencia de agotamiento de este régimen social.

El conflicto del MAMBA nos puso en una disyuntiva: o dejamos que el abandono estatal de la mano del avance del negocio privado sigan imponiendo condiciones a nuestra actividad, o enfrentamos el atropello. Es un desafío que definirá el futuro de AO y su conformación como un verdadero instrumento de lucha para los artistas. El entusiasmo masivo que despertó AO se debe no solamente a la cuestión particular del MAMBA, sino a que esta coyuntura refleja la urgencia que tenemos los artistas de realizar una experiencia de organización, de agruparnos para luchar por nuestros derechos y reivindicaciones. AO puede y debe ser el primer paso en este camino.

En cuanto al MAMBA, el museo debe quedar bajo control de quienes hoy realmente están llevando y defendiendo su actividad, los artistas y trabajadores del museo, nucleados en Asamblea.

En cuanto al contexto general del cual el conflicto del MAMBA es la punta del iceberg, debemos organizarnos, centralizar las distintas experiencias de organización y avanzar hacia la construcción de un sindicato propio.

Para tomar el cielo por asalto siempre es necesario un ariete para derribar una puerta de madera y hierro.

 

Soledad Manrique, Ivo Aichenbaum

Frente de Artistas